La piel grasa es una piel hiperactiva que se caracteriza por su aspecto brillante y graso debido a una excesiva secreción de sebo.

Una piel grasa es una piel brillante, gruesa, que por consiguiente hace que la tez se vea opaca, los poros se dilaten (multiplicación de las imperfecciones) y que el maquillaje no se fije o se fije mal. Por lo general, la piel es grasa en la zona centro-facial del rostro, conocida como la zona T.

La piel grasa, genéticamente determinada, se presenta tanto en hombres como en mujeres. La secreción de sebo es regulada, principalmente, por las hormonas sexuales.

El desequilibrio hormonal puede ser la causa de una producción excesiva de sebo. El estrés y la contaminación, el estilo de vida, el comportamiento alimentario, el tabaquismo, al igual que los tratamientos inadecuados constituyen factores agravantes. Las condiciones climáticas también inciden (fluidificación del sebo durante el verano).

Una piel grasa presenta una película hidrolipídica muy rica en sebo.

Se caracteriza por :

  • Un aspecto brillante, aceitoso sobre la zona media: las alas de la nariz, el mentón y la frente;
  • Un tacto "resbaladizo";
  • Una tez opaca;
  • Enrojecimiento;
  • Un relieve irregular (piel gruesa);
  • Los poros son visibles, dilatados, a veces obstruidos, y albergan a menudo un comedón (punto negro);
  • Una tendencia acnéica;
  • El maquillaje dura poco.

El objetivo es, pues, proporcionar una línea de cuidados y de medidas de higiene que permita :

  • Un efecto mate perfecto y duradero;
  • Poros más cerrados;
  • Una piel oxigenada;
  • Una tez luminosa;
  • Una piel equilibrada, limpia y purificada.

Es sobre la base de estos criterios que los laboratorios noreva han desarrollado la línea Matidiane®.